A lo largo de la historia diversos científicos de todo el mundo sintieron la necesidad de estudiar y experimentar con drogas psicodélicas. Aquí una breve reseña de algunos de los más destacados:

Albert Hoffman de Suiza, químico de profesión que siempre enfocó sus estudios en productos naturales, fue el primero en sintetizar y probar el LSD (dietilamida de ácido lisérgico). Un día se encontraba purificando y cristalizando LSD-25 y comenzó a experimentar una serie de sensaciones poco habituales y extrañas en su cuerpo y mente, anotando esto en sus notas de laboratorio:
Viernes 16 de abril de 1943:  me vi forzado a interrumpir mi trabajo en el laboratorio a media tarde y dirigirme a casa, encontrándome afectado por una notable inquietud, combinada con cierto mareo. En casa me tumbé y me hundí en una condición de intoxicación no desagradable, caracterizada por una imaginación extremadamente estimulada. En un estado parecido al del sueño, con los ojos cerrados (encontraba la luz del día desagradablemente deslumbrante), percibí un flujo ininterrumpido de dibujos fantásticos, formas extraordinarias con intensos despliegues caleidoscópicos. Esta condición se desvaneció dos horas después.
Lo que sucedió fue que accidentalmente derramó una cantidad mínima sobre su piel al momento de manipularla. Días después tomó una dosis mayor (250 microgramos) de forma voluntaria para estudiar los efectos de la nueva sustancia, y continuó sus pruebas en el y otros individuos hasta que fue declarada como droga ilegal.
Resultado de imagen para albert hofmann bicicleta
Recordado fue un viaje en bicicleta del laboratorio a la casa del Dr. Hofmann bajo los efectos del LSD-25, en compañia de su ayudante. Hoy uno de los dibujos más representativos del LSD (incluso cada año se celebra el “día de la bicicleta”, 19 de Abril).
 
Otro que dejó un legado importante es Terence Mckenaii de Estados unidos quien fue un escritor, orador, filósofo, etnobotánico, psiconauta e historiador de arte. En 1976 junto a su hermano desarrollaron un sistema de cultivo de hongos alucinógenos (Psilocybe cubensis) casero. Este consiste en un sustrato a base de granos de centeno y una serie de materiales de fácil acceso, acercando a la población al auto-cultivo de esta droga enteógena. Sacaron a la venta un libro llamado Magic Mushroom Grower’s Guide  que vendió más de 100.000 copias. Incluso una cepa de Psilocybe cubensis lleva su nombre.
Espora Mckennaii
Además de siempre promover el uso de psicodélicos de origen vegetal como hongos, cannabis, ayahuasca y dimetiltriptamina con el fin de explorar los misterios universales, estimular la imaginación, y reestablecer una relación armoniosa con la naturaleza.
     
Otros que no se quedan fuera son los Psiquiatras Stanislav Grof y Cristina Grof de república Checa, experimentaron con psicoterapia psicodélica en varios pacientes. Hasta que cerca del año 1970 el LSD pasó a formar parte de las drogas ilegales en todo el mundo. Estos estudios centraban su enfoque en la teoría del trauma del nacimiento (semana 28 de gestación hasta 7 días después del nacimiento).
Con esto llegó a la conclusión de que se podía alcanzar similares estados alterados de la conciencia con ciertas técnicas de respiración en un entorno de apoyo. Lo que ahora se conoce como respiración holotrópica.
   
Sin duda los enteógenos están para ayudarnos a crecer como seres humanos y descubrir quien realmente somos, desde una perspectiva libre de ataduras. Acercarnos a la naturaleza parece ser el camino para expandir la conciencia y entender que somos parte del universo.
Importante es tomarle el peso a los estados de conciencia alterados. Queremos saber que opinas, dejanos tu comentario más abajo.